Biblioteca Popular José A. Guisasola





Nací en la Provincia de Buenos Aires, en Olivos, viví toda mi infancia ahí. Desde los 16 años, cuando me mudé a Capital, no me fui y más. Pasé por todos los barrios porteños porque me mudé mucho. La verdad que la decisión de que yo escribiera no estaba en los planes de nadie, sino que empecé a escribir porque quería conquistar a mi hermano, que era el escritor de la familia. Pero me fui dando cuenta de que era la manera en que mejor podía expresar lo que me pasaba, lo que tenía que decir. No sabía como hacerlo de otra manera. Y seguí por ese lado, porque tuve un hijo muy joven, y como no sabía- todavía no sé- hacer ni un huevo frito y quería calmar su apetito, solía cantarle canciones que yo le inventaba. Salían mucho mejor que la comida. Me puse a estudiar Letras e hice también un taller literario con Liliana Hecker dos años, que fue muy importante para mí porque aprendí mucho con ella. Empecé a trabajar en el diario La Voz, haciendo el suplemento infantil, y a partir de ahí encontré en la literatura infantil, en lugar de un espacio de restricción, una abanico gigantesco. Me di cuenta de que, sin que el verosímil de lo que escribía se quebrara, yo podía salir del plano de la realidad e ir a lo fantástico y luego volver con una naturalidad absoluta. Eso me terminó de definir en ese lugar. Y desde entonces escribo, escribo, escribo…



Visto en: Cuentos y más
La página de los textos cortos.


"Argentina crece leyendo"

Garabatos sin © (2009/2017)

“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba